Documento 3: Comunidades virtuales de aprendizaje




external image n826219637_986210_7453.jpg

Cuestión 1

¿Cuáles fueron las motivaciones que llevaron a María a desarrollar una propuesta de programa comunitario a través de un trabajo virtual colaborativo? ¿Cuáles fueron las fortalezas y debilidades de la experiencia que se vivió grupalmente?

Cuestión 2

¿Cómo sintetizaríais los sucesos más importantes de este caso, si se trata de relacionar las TIC con el trabajo/aprendizaje colaborativo? ¿Trabajar con "herramientas de diseño" que incorporan la visualización simulada de espacios y su control es superior a trabajar con el diseño manual? Reunirse y discutir virtualmente, ¿es más o menos provechoso que reunirse presencialmente para lograr buenos intercambios cuando se trata de entregar trabajos en forma, contenido y fecha?

Cuestión 3

Gente que se comunica virtualmente, sincrónica y asincrónicamente, para la preparación conjunta de trabajos, ¿contribuye –y en qué grado y modo– a un acercamiento y desarrollo de la potencialidad de sus mentes y en qué funciones de pensamiento? ¿Cómo se fortalece la cohesión grupal y el apoyo social, para producir mejor una elaboración de un resultado final? Explicad algunos mecanismos sobre cogniciones distribuidas y acciones situadas y conjuntas.

Las actividades colaborativas virtuales tanto sincrónicas como asíncronas contribuyen al desarrollo del conocimiento distribuido y otras funciones que de una manera gráfica aparece claramente explicitado en este vídeo del proyecto New Media Literacies que sintetiza las habilidades de competencia digital que propone Henry Jenkins en el informe Confronting the Challenges of Participatory Culture: Media Education for the 21st Century.





Si entendemos por conocimiento situado o distribuido (Nardi, 1996) el que se presenta conformado por las representaciones y modelos de conocimiento, dentro y fuera de la mente, y las transformaciones que sufren estas estructuras. Modelos mentales y representaciones dinámicos, en constante evolución y cambio, sometidos a infinitas yuxtaposiciones, que no se conciben como acontecimientos aislados que ocurren en la mente del aprendiz sino como un fenómeno distribuido global que va más allá de los límites de una persona al incluir el ambiente, los medios, las interacciones sociales y la cultura (Hutchins y Hollan, 1999; Rogers, 1997).
Las actividades colaborativas contribuyen a la activación y desarrollo de este conocimiento en sus diferentes procesos cognitivos de pensamiento: la memoria, la toma de decisiones, el razonamiento, la resolución de problemas, en un contexto concreto: la comunidad virtual, en el que se establecen relaciones funcionales entre los elementos que participan en el proceso de aprendizaje. Las personas pertenecientes a estas comunidades de práctica o entornos de participación negocian contenidos, se apropian de ellos, simulan y practican modelos, se plantean preguntas y aprenden, se implican en multitareas, utilizan los recursos compartidos para preparase como miembros de una comunidad particular (Firdyiwek, 1999; Jenkis, 2008)
Pero no toda actividad colaborativa produce un verdadero aprendizaje y conocimiento, según Driscoll y Vergara (1997), no sólo se requiere trabajar juntos sino que hay que cooperar para alcanzar una determinada meta que no podría lograrse de forma individual. Serían cinco elementos, los que caracterizarían el aprendizaje colaborativo y de los que dependería el resultado final:

- Responsabilidad individual: todos los miembros del grupo como responsables de su desempeño individual dentro del grupo.
- Interdependencia positiva: los miembros dependiendo los unos de los otros para lograr una meta común.
- Habilidades de colaboración: las habilidades necesarias para que el grupo funcione de forma efectiva, como el trabajo en equipo, la resolución de problemas, el liderazgo, etc.
- Interacción promotora: los miembros del grupo interactúan para desarrollar relaciones interpersonales y establecer estrategias efectivas de aprendizaje.

-Proceso de grupo: el grupo reflexiona en forma periódica y evalúa su funcionamiento, efectuando los cambios necesarios para incrementar su efectividad

Cuestión 4

¿Hasta qué punto la implementación de técnicas de trabajo grupal apropiadas a la comunicación mediada por Internet –sincrónica y asincrónicas– sirven a los miembros del grupo para "pensar y actuar colaborativamente"? Explicad, en el proceso de un trabajo cooperativo, algunas técnicas que facilitan el intercambio de conocimientos profesionales, opiniones personales, etc. para compartir argumentaciones fundadas contribuyentes a producir resultados a modo de conocimientos nuevos.

Cuestión 5

¿Cómo creéis que se facilita o estimula la creación de una comunidad virtual de aprendizaje? Explicad cómo las comunicaciones públicas y privadas conforman una nueva red de relaciones interpersonales en el ciberespacio con las TIC, vía oral, pero a través de la escritura. Formulad algunos rasgos de esta nueva cultura flexible de aprendizaje que estimula la cooperación.

En la actualidad las comunicaciones virtuales y los contextos de intercambio y construcción de conocimiento formal e informal, mediados de herramientas web 2.0 y web 3.0, posibilitan el surgimiento y crecimiento de una manera exponencial de comunidades virtuales globales. Estas comunidades virtuales de aprendizaje y/o de relación interpersonal que surgen por la necesidad de superar el aislamiento y crecer compartiendo un objetivo común (profesional y/o personal) experimentan diferentes formas de actividad: identifican objetivos, almacenan, procesan, juegan, simulan y distribuyen información, coparticipan de una nueva situación cultural que impulsa la colaboración y/o cooperación creativa en la actividad conjunta hacia la construcción del interés compartido.
En estos contextos colaborativos se crea un "ámbito perceptual comunitario", útilmente transferible a otros contextos profesionales y personales no virtuales, que fundamentan sus comunicaciones en el desarrollo de competencias de interacción comunicativas que presentan los siguientes rasgos:

  1. Distribución sistemática y equilibrada de las oportunidades de elegir y ejecutar actos de intercambio comunicativo.
  2. Intercambio dinámico de los roles de emisor y receptor.
  3. Distribución equitativa en la elección de participar en actos comunicativos, regulativos, representativos y asertivos.
  4. Posibilidad de cuestionar todas las normas e intervenciones posibles.
  5. Presuposición de buena fe entre los interlocutores.
  6. Tendencia a incluir el progresivo dominio de los diversos códigos simbólicos que convergen tecnológicamente en la comunicación de las TIC.

Los miembros activos de estos grupos al interaccionar, según sus intereses, capacidades y posibilidades, desarrollan y construyen estas competencias comunicativas enriqueciendo y fomentando la comunicación, la socialización y el desarrollo personal y grupal. Los participantes colaboran y surge entre ellos un vínculo emocional fundamentado en la cohesión grupal, el apoyo social y la autoestima, a mayor implicación, responsabilidad y participación observamos una mayor vinculación al grupo y sensación de satisfacción personal y de unidad.