Informe final:


Elaboración del análisis comparativo y valorativo de las tres lecturas propuestas en la PEC1 tomando como referente las líneas de reflexión propuestas en el debate profundizando en ellas.

1. Aprendizaje individual vs. colaborativo


Las actividades colaborativas fomentan la construcción del conocimiento, es decir, se fundamentan en el modelo de enseñanza-aprendizaje constructivista.
El aprendizaje colaborativo fomenta la consecución de un objetivo individual de aprendizaje (realización personal) que nace de un objetivo común. Lo hemos podido ver en los dos primeros casos, cada estudiante obtendrá una experiencia de aprendizaje partiendo de los objetivos comunes que marca el plan docente de cada una de las actividades.
El aprendizaje colaborativo, observado en los casos prácticos, apoya el desarrollo de estrategias de construcción de conocimiento a través de espacios virtuales de colaboración (foros, debates, espacios grupales) para presentar ideas, discutir textos y todo tipo de materiales, hacer referencias a las aportaciones de los compañeros, construir sobre las ideas de los demás y, finalmente, para sintetizar las principales ideas del grupo cerrando discursos consistentes que mejoran las participaciones de origen del grupo en torno a un tema o cuestión particular.
Estos espacios permiten que los conocimientos y experiencias se compartan para ser procesados nuevamente desde las distintas perspectivas que aporta cada uno de los componentes del grupo. Cada uno de ellos es una pieza clave para la consecución del resultado final que será el aprendizaje individual, que como ya hemos comentado, se alcanzará a través de la obtención de los objetivos de cada uno de los componentes. Para ello es fundamental que todos sean conscientes de que su aprendizaje dependerá del trabajo y el esfuerzo de los demás y viceversa. Por tanto, podemos afirmar que el aprendizaje individual dependerá del éxito grupal.
Es primordial que los miembros del grupo sepan cómo trabajar de forma colaborativa. En los casos que hemos analizado, los alumnos han contado con actividades que les han preparado/entrenado para trabajar de manera conjunta. Existen muchos elementos que distorsionan este tipo de aprendizaje: la ausencia de comunicación o consenso, diferentes metodologías de trabajo, la resistencia al cambio (ser capaz de aceptar diferentes puntos de vista), estilos de trabajo muy competitivos, la delegación de responsabilidades… La verdadera ventaja son las relaciones positivas entre los miembros del grupo que potencian la motivación, las competencias sociales, el sentimiento de “autosuficiencia” y la madurez emocional.
Por tanto, para realizar una propuesta de aprendizaje colaborativo en el entorno virtual, es fundamental que el grupo a quienes va dirigida sea capaz de lograr esas habilidades/competencias que implican saber cómo organizarse, planificar el trabajo, asumir responsabilidades, saber comunicarse con los compañeros, confrontar ideas… para la obtención de un objetivo común.


1. ¿Qué tipo de aprendizaje se fomenta con la colaboración?
Orientado a...?

2. ¿Cómo se consigue la construcción social del conocimiento que se plantea con el aprendizaje colaborativo en el entorno virtual?
3. ¿Cómo se consigue asegurar el aprendizaje individual?
4. Qué inconvenientes y qué ventajas plantea el aprendizaje y el trabajo colaborativo? ¿El valor añadido que puede llevar, compensa el aumento de tiempo dedicado?
5. ¿Cuándo es indicado y cuándo no plantear una propuesta de aprendizaje colaborativo en el entorno virtual?
6. ¿Se debe dar opcionalidad al estudiante para optar por seguir una actividad de forma colaborativa, o no?


2. Desarrollo Metodológico

Estos principios generales del aprendizaje colaborativo son los que orientan el desarrollo metodológico desde el mismo momento en el que se plantea la posibilidad de realizar un trabajo en equipo. Los objetivos del aprendizaje que se establecen para el trabajo colaborativo dependen directamente del papel que se le asigne al propio proyecto de colaboración. Varía considerablemente si el objetivo está centrado en el producto de la colaboración (equipo profesional) o en el propio modelo de colaboración (equipo para el aprendizaje). Si el objetivo es conseguir la eficacia en el desempeño de una tarea, la metodología se centrará principalmente seguir en los procedimientos para una serie de pasos muy definidos. Pero si el objetivo es aprender a trabajar en equipo, el desarrollo metodológico será más detallado e insistirá en una evaluación constante del proceso, dado que lo importante será alcanzar competencias relacionadas con la gestión del grupo.
Hay cuatro fases del desarrollo metodológico que se deben diferenciar bien si se quieren explotar las virtudes de la colaboración como actividad de aprendizaje centrado en el alumno : creación de equipos, consolidación, desarrollo, y cierre.
Etapas de la formación de equipos de trabajo colaborativo
Dinámica del equipo
Papel del Profesor
CREACIÓN DE EQUIPOS
IDENTIDAD: conocimiento de las personas mediante presentaciones o tareas que impliquen aportar datos individuales y características relevantes para mutuo conocimiento.
· Orienta, informa y resuelve cuestiones relacionadas con acciones iniciales.
· dinamiza,activa el foro, estimula participación dinámica.
· Gestiona, forma algunos grupos con aquellas personas que voluntariamente no han podido. .Crea espacios específicos para el trabajo en grupo utilizando las herramientas que facilita el entorno.
CONSOLIDACIÓN
ORGANIZACIÓN: el conocimiento mutuo se enriquece a través de las decisiones iniciales: nombre del grupo, acuerdos iniciales, calendario, estructura del grupo, asunción de responsabilidades y de funciones.
· Conduce y orienta el trabajo en casos concretos. Se rige, en ocasiuones, por el principio de no intervención
· Fomenta que el equipo adquiera autonomía progresivamente, dejando el margen de acción suficiente para la creatividad.
· No muestra una intervención directa ni excesivo proteccionismo y control del grupo, sino que procura que sean los estudiantes los que demanden la ayuda que necesiten.
· Revisa y orienta la propuesta de planificación temporalizada y el reparto de tareas que realicen los estudiantes.
DESARROLLO
INVESTIGACIÓN: los miembros se disponen a realizar la tarea encomendada para alcanzar los objetivos académicos. El éxito de esta fase está directamente relacionado con las dos anteriores y determinará el grado de autonomía en la resolución de los conflictos que aparecerán en el proceso.
· Actúa en el momento en que se realiza alguna consulta.
· Realiza un seguimiento continuado de la evolución de la tarea, anticipa conflictos o resuelve bloqueos proporcionando pautas positivas.
· Ante conflictos desarrolla el rol de mediador, intentando promover que los estudiantes encuentren sus propias soluciones y acuerdos.
CIERRE
EVALUACIÓN: una vez alcanzado el objetivo de la realización de la tarea, es necesario llevar a cabo una evaluación del grado de satisfacción del producto elaborado así como una autoevaluación del proceso seguido. El feed-back del profesor cerrará la reflexión abierta en el inicio sobre la identidad y organización. De este modo, el grupo obtendrá una perspectiva auténtica sobre los aspectos procedimentales llevados a cabo.
· Fomenta que los estudiantes, en un espacio común de debate, generen un feed-back común que valore los aspectos positivos y negativos de la experiencia.
· Obtiene una percepción global del proceso de trabajo colaborativo a partir de un seguimiento continuado de la interacción del equipo.
· Realiza la evaluación del proceso y de los resultados.

Estas fases deberían fomentar la percepción del trabajo en red para superar la fragmentación del rol y la yuxtaposición de las tareas, sobre todo en aquellos casos en los que el objetivo del diseño metodológico es, precisamente, alcanzar competencias sociales y organizativas. Como se puede ver, cada fase es necesaria, tanto para cohesionar el grupo como para organizar la estructura del trabajo. En cada una de ellas el trabajo del grupo desarrolla simultáneamente diferentes procesos cognitivos y diferentes perspectivas dinámicas acerca de la tarea.
Para ello, es esencial complementar el modelo de organización social del aula (virtual o no) con un enfoque metodológico basado en tareas o proyectos que se centre en la secuenciación y organización del contenido mediante actividades globalizadores e interdisciplinares. De este modo, el trabajo del grupo se centra en un objetivo y una meta que se deben alcanzar, no mediante la suma de las partes sino a través del tratamiento de la información y la gestión del conocimiento compartido.
El rol del profesor en el aprendizaje colaborativo varía sustancialmente al pasar de un enfoque instructivo a un enfoque constructivo. Como ha quedado reflejado en el esquema, son muy variadas las acciones concretas que el docente pone en juego durante todo el proceso. Incluso la no-intervención puede ser la mejor manera de hacer que un conflicto dentro del grupo se convierta en una oportunidad de aprendizaje prevista por el modelo metodológico.

En los casos analizados podemos ver de qué diferente manera se han desarrollado estas fases. En el caso 1, "Las actividades basadas en la colaboración virtual entre los participantes", las cuatro fases se desarrollan de manera fluida y organizada desde la creación de equipos hasta el cierre, haciendo un uso efectivo de los debates, las hojas de planificación y el área de ficheros. La autoevaluación que realiza el grupo es coherente con la fase de consolidación en la que la organización clara ha sido fortalecida con el compromiso personal: conexiones frecuentes que se comprueban en los rápidos tiempos de respuesta en los foros y comunicación transparente en desarrollo del. El rol del profesor ha sido intervenir muy puntualmente para felicitar por el trabajo desarrollado por un grupo con un alto nivel de autonomía y exigencia.
Sin embargo, en el análisis del caso 2, "Las discusiones virtuales", se comprueba la importancia de la creación del equipo y de la consolidación en el trabajo colaborativo. El equipo 2 (tema enseñanza) realiza ordenadamente estas fases, especialmente la consolidación, es decir, la parte organizativa, lo que les permite alcanzar un nivel de autonomía y eficacia elevado. Sin embargo, las consecuencias de no realizar debidamente estas dos fases iniciales, producen dos desviaciones típicas en los otros dos grupos: a) la fragmentación de las tareas (equipo 1, tema aprendizaje) y b) el liderazgo excesivo (equipo 3, tema entorno), justamente dos rasgos que el trabajo colaborativo identifica como entorpecedores para desarrollar un enfoque basado en el aprendizaje centrado en el alumno.




1. Formación de los equipos: técnicas, actividades, procedimiento, criterios de interdisciplinariedad, finalidades...
2. Organización y planificación: del funcionamiento del equipo y de las tareas (¿se lo debe facilitar el profesor de antemano, o bien tiene que desarrollarlo el equipo?)
3. Elaboración de la tarea: procedimientos: ¿Cómo hacer para que no sea una yuxtaposición de las tareas?
4. Propuestas de actividades en equipo: ¿Todas son igual de indicadas para ser realizadas en equipos?. Naturaleza de estas actividades.
5. Desarrollo y elaboración de las actividades en equipo: reparto de tareas¿?. Peligro de fragmentación excesiva del trabajo y pérdida de la globalidad que puede afectar al aprovechamiento individual.
6. Papel del profesor: intervención. Cuándo y cómo.

3. Evaluación

1. ¿Evaluación grupal o individual?
2. ¿Cómo nos aseguramos el aprovechamiento individual?
3. Parámetros de evaluación: qué se evalúa del aprendizaje y trabajo en equipo en el entorno virtual
4. El entorno virtual permite un mayor control y evolución de la actividad del estudiante. ¿Cómo se utiliza tanta información?
5. Co-evaluación, peer-review, etc. qué posibilidades plantea para el aprendizaje. ¿Tenéis alguna experiencia de ello?

4. Herramientas y recursos tecnológicos


El aprendizaje colaborativo, observado en los casos prácticos, apoya el desarrollo de estrategias de construcción de conocimiento utilizando los espacios virtuales de colaboración (foros, debates, espacios grupales) para presentar ideas, discutir textos y todo tipo de materiales, hacer referencias a las aportaciones de los compañeros, construir sobre las ideas de los demás y, finalmente, para sintetizar las principales ideas del grupo cerrando discursos consistentes que mejoran las participaciones de origen del grupo en torno a un tema o cuestión . Estos entrono virtuales ofrecen un grado elevado de interacción e interactividad, así como flexibilidad en el espacio y tiempo, en el diseño de de las programaciones didácticas y relaciones entre los participantes, favoreciendo el aprendizaje centrado en el estudiante.

Beatriz Fainholc en La interactividad de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y su diferencia conceptual con la interacción social considera las diversas situaciones vinculadas a la interacción e interactividad que propician las TICs, desde las diferentes dimensiones de análisis: de la pedagógica, de la administrativa, de la comunicación tutorial, del diseño, producción, evaluación y distribución interactiva de los materiales educativos en la red; etc.
En los casos analizados, destaca la dimensión pedagógica de la interactividad, con sus objetivos principales:
1. Incentivar la reflexión en el intercambio de ideas;
2. Favorecer el aprendizaje activo a través de la búsqueda, participación y decisión;
3. Atraer la atención del participante a temas y metodologías, y
4. Complementar el contenido ofrecido con otros recursos disponibles, sobre todo de Internet.

En los casos de la UOC se observa todos los tipos de interactividad pedagógica mencionados por Beatriz Fainholc: estudiante-contenidos, estudiante-tutor, estudiante-estudiante, y estudiante-actividad. El caso 3 es distinto, ya que se trata de una actividad realizada en otro contexto, entonces no hay tutor y estudiantes, sino una comunidad de práctica.


El Campus Virtual de la UOC incluye dos espacios de trabajo colaborativo, organizados de manera similar: el aula virtual general y el espacio de grupos. En nuestros casos, las discusiones introductorias tienen lugar en el foro general y los grupos ya formados, pasan a trabajar en el espacio que les corresponde. En el espacio de grupos hay dos foros (tablón de anuncios y debate) y la carpeta de disco compartido.
En el caso 3, el grupo se comunicaba al principio por e-mail, para pasar a utilizar el foro para la comunicación asíncrona y las reuniones en el chat como comunicación síncrona.


Entorno presencial
Entorno virtual
Comunicación oral
Comunicación de base textual
Comunicación síncrona
Comunicación asíncrona
Diálogos no registrados
Diálogos registrados
Entorno físico compartido
Contexto tecnológico compartido
Comunicación no verbal mediante el lenguaje gestual y corporal
Comunicación no verbal mediante el lenguaje visual (emoticonos)
Tabla: Diferencias entre la comunicación en entrono presencial y virtual

Stefany Hernández Requena, en: El modelo constructivista con las nuevas tecnologías: aplicado en el proceso de aprendizaje (Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento - RUSC, Monográfico Comunicación y construcción de conocimiento en el nuevo espacio tecnológico), sostiene que el aprendizaje es más efectivo cuando están presentes cuatro características fundamentales, que son: (1) compromiso activo, (2) participación en grupo, (3) interacción frecuente, y (4) retroalimentación y conexiones con el contexto del mundo real. En el contexto no presencial, las tecnologías utilizadas deben apoyar estas características. Las aplicaciones de las nuevas tecnologías (1) deben servir para que el estudiante desarrolle sus ganas de independencia, tomando un papel activo en solucionar problemas, comunicarse efectivamente, analizar información y diseñar soluciones. (2) Deben promocionar actividades de carácter colaborativo y permitir la construcción del aprendizaje a través de discusiones y participación. (3) Pueden y deben fomentar la interacción rápida y la retroalimentación, y pueden ser utilizadas para analizar el rendimiento de cada alumno y para proporcionar una evaluación más personal. Finalmente, (4) permiten la participación activa de los estudiantes en la experimentación, diseño y reflexión, con un acceso a las mismas herramientas que muchos profesionales utilizan actualmente.
Las herramientas de comunicación integradas en el Campus Virtual de la UOC permiten la comunicación efectiva, y, con el apoyo de una metodología basada en la independencia y creatividad del alumno, fomentan (1) el aprendizaje basado en análisis y resolución de problemas (2) en un entrono colaborativo y participativo, como foros de discusión, que (3) permiten interacción fácil y rápida y el seguimiento individual de cada alumno, (4) realizando tareas similares las con que podrán enfrentarse en su vida profesional.
El grupo 3, aunque desarrolló su actividad en el sitio de la empresa de María y no en un campus virtual, contaba con herramientas similares, sobre todo el foro (además del uso del e-mail y del chat). Es significativo que desecharon la posibilidad de crear un "Espacio de trabajo compartido" con una multitud de herramientas colaborativas más avanzadas.


Como subraya Robert Lewis, "cuando diseñamos los materiales de aprendizaje, o las actividades educativas, no hay que olvidar la manera de garantizar la calidad de oportunidades, la contribución y la responsabilidad de los miembros del grupo" (Robert Lewis, Grupos de trabajo en comunidades virtuales. Jornadas de la red FREREF NTIC (9 y 10 de julio de 2001). Lo mismo se podría decir de las herramientas utilizadas: el objetvo principal del contexto tecnológico en el que se desarrolla el aprendizaje colaborativo es facilitar la composición de grupos eficaces.
Se trata de lo que llamamos medios ricos. Según la teoría, la riqueza de los medios se basa en la interactividad, la velocidad de respuesta y la posibilidad de incluir señales no verbales relacionadas con la presencia social.
Según Lewis, el trabajo colaborativo se caracteriza por cierto grado de incertidumbre (falta de información) y de equivocidad (la información se puede interpretar de distintas formas). Las herramientas y recursos tecnológicos utilizados deberían, entonces, permitir la reducción de incertidumbre (transmisión de una cantidad suficiente de información) y de equivocidad (desarrollo de una comprensión mutua). ¿Qué herramientas son más adecuadas para estos fines? La respuesta depende del grado de incertidumbre que acompaña una tarea concreta. Lewis distigue tres fases principales de una actividad grupal:
- definir "qué" queremos hacer juntos
- decidir "cómo" lo haremos
- hacer
El grado de ambigüedad cambia desde relativamente alto en la primera fase hasta bajo en la fase de "hacer". De igual manera, la riqueza de los medios utilizados depende de la complejidad o ambigüedad de la tarea. En las tareas relacionadas con alto nivel de incertidumbre es necesaria una comunicación eficaz, es decir, un medio rico. En el caso 1, se puede observar la utilización del área de archivos en la fase de acción (preparación del trabajo final), mientras que el medio más rico - en nuestro caso, el foro - no dejó de utilizarse, pero la forma y el carácter de los mensajes cambiaba con el avance de la actividad. La posibilidad de crear subcarpetas en ambos espacios facilita el control sobre el proceso. En el caso 2, se utiliza solo el foro, con archivos adjuntos, para discusión igual que para el intercambio de ficheros. En el caso 3, primeras decisiones se tomaron a través del intercambio de e-mails; después el chat (el medio más rico de los utilizados) sirvió como lugar de reunión para discutir propuestas y avances publicados anteriormente en el foro.


El uso de la tecnología, promueve actitudes positivas hacia la cooperación y la tecnología, permite el desarrollo de competencias cognitivas y sociales, desarrolla formas de interdependencia positiva, tiene efectos beneficiosos sobre las realizaciones de hombres y mujeres que trabajan juntos, el coste es razonable y promueve la innovación tecnológica favoreciendo que se generen nuevas respuestas a nivel de hardware y software. En conclusión, el aprendizaje colaborativo dentro del nuevo entorno que ofrecen las TIC pueden proporcionar formas de trabajo para interpretar los problemas más complejos y desarrollar capacidades de «pensamiento flexible» y promover el «pensamiento crítico». (José Ángel de Arriba de la Fuente, Aprendiendo a resolver casos reales mediante la utilización de herramientas informáticas de aprendizaje y colaboración. Estudio experimental en un contexto de formación universitario (Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento - RUSC, Monográfico Comunicación y construcción de conocimiento en el nuevo espacio tecnológico)

Para concluir, podemos decir que en los casos estudiados se puede apreciar todos los beneficios de la interacción en el medio virtual mencionados en el citado artícolo de Beatriz Fainholc, es decir:
  • Estimulo a la comunicación interpersonal
  • Participación activa e interactiva
  • Liberación de limitaciones de tiempo y lugar
  • Las TICs propician la flexibilidad cognitiva
  • Apoyo y seguimiento al progreso individual y grupal
  • Promoción del auto-control del alumno.

1. Identificación de algunas herramientas tecnológicas que faciliten el trabajo cooperativo
2. Sincronía / Asincronía para la comunicación y la elaboración de la tarea. ¿Cuándo utilizamos recursos síncronos y cuándo asíncronos?
3. Relación entre metodología y entorno virtual
4. ¿Qué debería posibilitar o facilitar una plataforma para el aprendizaje y el trabajo cooperativo?
5. Diferencias entre el entorno virtual y el entorno presencial. ¿Cómo cambia el aprendizaje y el trabajo cooperativo? Especificidades.
6. Plataformas como BSCW, Moodle, etc. ¿Cuáles conocéis? ¿Qué ventajas plantean para el aprendizaje colaborativo?